CÉLULAS MADRE

Llamadas también StemCells, son células que tienen la capacidad de dividirse indefinidamente, creando de esta forma nuevas células, durante todo el tiempo de vida del organismo.

Esta es la diferencia fundamental con las restantes células (células diferenciadas) que tienen programado en su ADN una cantidad limitada de divisiones según el órgano o tejido que hayan formado, por ejemplo 50 divisiones para los Fibroblastos. Esta capacidad de dividirse, esta manejada por una enzima; la Telomerasa que actúa en el extremo telomérico de los cromosomas, cuya disminución provoca la baja en la tasa de división celular hasta llegar a la Apoptosis (muerte celular programada).

Cuando la relación entre células que llegan al final de su cicloes mayor a las de renovación por las Células Madres se inclina a favor de las primeras,es decir cuando la Perdida supera a la Regeneración, se produce el declinamiento en la función y finalmente a la falla de los distintos órganos. Como este proceso se produce a distinta velocidad en los diferentes órganos, lleva a la aparición de enfermedades crónicas como Cirrosis, Insuficiencia Cardiaca, Insuficiencia Renal, Artrosis, etc. y finalmente a la muerte.

Esto es de suma importancia ya que podemos modificar en gran parte este proceso de envejecimiento utilizando Células Madre asociadas a Factores de Crecimiento Plaquetario con lo que logramos mejorar el funcionamiento de los distintos tejidos y órganos con lo que logramos llegar a la vejez en condiciones dignas, y de manejarnos independientemente sin depender de otros para nuestras necesidades básicas.

La Células Madres pueden clasificarse según distintos parámetros, o según su potencialidad para generar distintos tejidos en Totipotentes, Pluripotentes, Multipotentes, Oligopotentes o Unipotentes, o también pueden clasificarse según su localización, en Tejido Adiposo, Intestinal, Folículo Piloso o en Medula Osea, (Células Madre Hematopoyéticas). Son esta ultimas las que nosotros utilizamos por la manera relativamente sencilla de obtenerlas y por su potencia regenerativa.

Estas células se encuentran circulando en sangre con el fin de reparar distintos tejidos en una proporción no mayor al 0,05% del total de células blancas circulantes. En el tejido trabecular de la Medula Ósea se encuentran normalmente en una proporción 300 a 2000 veces mayor, y este número puede incrementarse significativamente utilizando medios físicos como el Ozono endovenoso o químicos con glucosamina por vía oral previo a la extracción. Imaginemos el poder regenerador de semejante cantidad de Células Madre incorporadas al organismo en escasos segundos.

El procedimiento pese a lo que se puede suponer no es complicado; en “CEMBYOR” lo realizamos en el consultorio médico, requiere de una preparación previa por parte del paciente y se lleva a cabo en aproximadamente 60 a 90 minutos. Los resultados comienzan a evaluarse a partir de las 3 semanas del implante. Siendo células del propio paciente no existe posibilidad de reacciones adversas o transmisión de enfermedades.